Qué malo es acostumbrarse…

…Y qué rápido se pasa el tiempo cuando lo haces. Hace nada estaba hablando de primeras impresiones y antes de que me haya podido dar cuenta estoy a punto de cumplir un trimestre en esta ciudad. Desde hace mucho no he escrito nada aquí, y no precisamente porque no haya pasado nada. Una vez acomodado todo se enfría un poco y se pasa de la emoción y la “sobredosis de sensaciones” a la vida normal, y hablar de eso suele darme bastante pereza…

Hablemos de mediados de septiembre, cuando 9 individuos nos lanzamos al centro del país a nuestra propia ventura en lo que, para mí, fue un punto de inflexión en este intercambio; encontramos la columna vertebral mexicana (que no el corazón, que lo reservo para el último mes). También se me volvió a quedar claro que, por unas cosas o por otras, cuando conoces gente mientras viajas los lazos que se crean son diferentes, y esas personas son muy especiales… ¿Por qué? Supongo que un poco por mi culpa propia, del clásico atontamiento mental que se tiene cuando uno vive en el sitio en el que está acostumbrado. La primera mirada es la que vale (como ya nos enseñaron las madres, y los Héroes… volveré a ese tema luego…), y cuando vas dando vueltas conociendo lugares, ese empanamiento desaparece y se abren los sentidos para tratar de absorber mejor la brutal cantidad de detalles que nos mandan contínuamente. Y por supuesto también tiene que ver el mundillo que me estaba empezando a saturar allá por el sureste español; no necesitáis nombres, sabéis quienes me conocéis a qué deleznables y rastreros individuos de personalidades esperpénticas me estoy refiriendo.

Siguiendo por donde iba, fue una semana demasiado buena como para que yo sepa contarla. Por todo, por los compañeros de viaje, por los lugares, por la forma de vida allí, y por tantas otras cosas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Y bueno… como decía, ya acostumbrado a la vida de aquí. Algo típico de mí es que conozco a muchas más gente de la que puedo asimilar y luego me llevo sorpresas, como que una muchacha de intercambio que va a clase conmigo y a veces se sienta a mi lado y una chica del club de montañismo con la de vez en cuando hablo son en realidad la misma persona (zurdo, por si tienes curiosidad, me dí cuenta a los dos meses). También, alguna vez saludo a alguien y tenemos el clásico intercambio de frases sin tener ni idea de quién es. Mantengo las costumbres.

Otro tema es el de la inseguridad. Ultimamente la cosa está poniendose más seria y desde el Tec nos han ofrecido a los internacionales volvernos a nuestros países si nos sentimos inseguros y terminar el curso a distancia. Si una universidad en la que la base de su sistema es la asistencia a clase y el trabajo diario ofrece esto debe de estar pasando algo, con eso os hacéis una idea. No puedo decir mucho yo la verdad, que está prohibido. Eso sí, estoy demasiado bien aquí como para irme.

También os digo que por rachas me entra morriña. Hay días que me los paso enteros acordándome de todos. De las miles de noches en el local de ensayo-carnicería y todas las fiestas en bachiller, de los mus de 6 horas, la sala b, el parque oscuro, la les paul, Marruecos, Santiago, Dinamarca, Estambul, de la noche de antes del concierto de extremoduro o de la última noche del verano de 2005, las fiestas sorpresa, el punto…

Además hoy es demasiado fácil mirar hacia atrás. El 27 de octubre de 2007 estuve en el mejor concierto que jamás veré. Y ya sabéis lo que es la música para mí, lo que significó que, después de pasar años sabiendo que jamás vería al que yo considero el mejor grupo de rock en español porque su reconciliación era imposible, anunciaran una gira de 10 conciertos. Dormir en la calle para conseguir las entradas fue un verdadero placer. Disfruté durante 3 horas junto a otras 100.000 personas del que, hasta ahora, ha sido el último concierto de los zaragozanos.

 

Y con eso me despido. En menos de 24 horas estaré tomando un avión hacia Mazatlan, en el Pacífico, para pasar un buen fin de semana. =)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Qué malo es acostumbrarse…

  1. Evitah dijo:

    Hablé el otro día con usted. Osea que sólo tengo que decirte que ANIMO CON TO’ y QUE ESPERO QUE TE LO ESTÉS PASANDO GENIAL EN LA PLAYITA! No te pongas muy moreno que me das más envidía todavía.

    Un beso mu grande y espero que no pasen otros tres meses hasta que volvamos a coincidir por skype.

  2. Fran dijo:

    eh Tio!!! no he podio hablar contigo desde q te fuiste!! veo q está siendo una gran experiencia pa ti y q estas de puta madre, me alegro un montón.
    Por aqui por el “sureste Español” todo es bastante aburrio. ME HABEIS DEJAO SOLO CABRONES!!
    Sigue empapándote de to aquello. Por cierto el otro dia vi “MACHETE”, si no la has visto, yo te la recomiendo !

    • pedrokb dijo:

      la verdad es que sí, ya te contaré pa navidad. Sigues teniendo número fijo en Murcia?? si tienes pásamelo que me sale baratísimo llamarte por skype. No he visto machete aun, pero tengo entendío que es bastante burra por un anuncio que ví, habrá que verla, jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s